Como enfrentarse a los retos actuales en materia laboral y profesional

Pregúntate si lo que estás haciendo hoy te acerca al lugar en el que quieres estar mañana (Walt Disney)

 

“¿Y ahora qué hago?”

“Esto está cambiando, estoy perdido/a”

“¡Ya no sé qué más hacer!”

Estas frases y otras parecidas suelo escuchar muy a menudo desde hace ya bastante tiempo. Además, se están poniendo sobre el tapete cuestiones políticas, religiosas, económicas, sociológicas y éticas que necesitan una revisión urgente… ¡y parece que tiene que ser todas a la vez! Asusta, hay que reconocerlo.

El Big Data es un registro de todo ello, un testimonio cuya interpretación absoluta y certera todavía se nos escapa, aunque hay muchas empresas y personas dedicadas en cuerpo y alma a su aprovechamiento desde hace años. Quizá una de las razones de que todavía no lo utilicemos eficientemente de forma más generalizada es que, para un estudio ideal, hay que echar a la coctelera matemáticas, estadística e informática, pero también psicología, sociología, antropología y, lo que es más difícil, humildad, sencillez, creatividad y sentido común además de “small data” (otro día le dedico unas líneas a este término). Según nos claman desde este mundillo a nivel global falta gente preparada que pueda desarrollar proyectos de forma eficiente.

Por otro lado, tenemos a nuestra disposición en el mundo desarrollado mucha información (y de calidad si nos molestamos un poco). Cuando recuerdo lo que me costaba hacer un trabajo en el colegio sobre cualquier tema y lo comparo con lo que puedo aprender ahora dedicándole el mismo tiempo, pienso que nos es más fácil llegar más lejos.

Lo principal es enfocarse correctamente para posicionarse en el punto que se quiera: nos podemos formar a la carta y con rapidez. Aunque no se pueda acceder diariamente a la red, uno puede descargarse contenido y trabajar con él a su ritmo. Y el coste es muy variable, hay muchas opciones.

Esto que está ocurriendo es un cambio que nos apremia y, por supuesto, supone un esfuerzo para amoldarse. Hay más exigencia y más competencia. Pero también, con respecto al pasado, los flujos de intercambio (de dinero, productos, servicios, etc.) están descentralizándose. Hay más flexibilidad y la creatividad es un valor en alza debido a la demanda de productos a la carta. Las empresas que surgen son pequeñas y ágiles y las grandes van cambiando para poder competir. La limpieza, la preocupación por el medio ambiente y la experiencia que vive el cliente son claves.

Nuestra labor es desarrollar un tejido productivo empresarial en este contexto.

“Me interesa el futuro porque es el sitio donde voy a pasar el resto de mi vida” (Woody Allen)

mary_enc

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, facilitar la navegación y analizarla. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más info o saber cómo cambiar la configuración en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies