Big Data: la dificultad que entraña evaluar la cantidad masiva de datos

La pescadilla que se muerde la cola

Según mi opinión, muchos dichos populares tienen la capacidad de sintetizar grandes interrogantes y nos hacen cuestionarnos las posibles soluciones que existen ante un problema. En esta ocasión, se me ha planteado la siguiente cuestión conforme voy aprendiendo más sobre el Big Data: ¿existen finitas posibilidades de obtener información valiosa a través de los datos? Porque todo parece indicar que no es así. Según veo, el analista de Big Data debe enfocarse desde el principio a la obtención de una solución o resultado concreto. Y eso, de entrada, no es tema baladí.

Habrá que tener experiencia y bagaje sobre el asunto que se esté tratando. Un apoyo de expertos, aunque no conozcan a fondo la informática, se me antoja crucial. Quizá también sea necesario realizar varias pruebas. Y todo esto, basándonos en unos datos que provienen de unas fuentes determinadas. Por tanto, también se debe comprobar que los estudios se sustentan sobre algo no erróneo o claramente incompleto.

Volviendo al título de esta entrada de blog, ¿si no soy capaz de buscar o reconocer las fuentes apropiadas cómo voy a ser capaz de extraer conclusiones? Y, viceversa: ¿si no sé a dónde quiero llegar cómo voy a encontrar los datos?