Inicio » Estrategia » Cómo hacer crecer tu consulta sanitaria en tres meses

Cómo hacer crecer tu consulta sanitaria en tres meses

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram

Si cuentas con un negocio vinculado a la salud que ya está claro que funciona, puede ser necesario que te ocupes de crecer. ¿Por qué? Para no estancarte, en primer lugar. Estamos en plena transformación digital y en el sector de la salud se están produciendo avances continuamente.

Otra razón es que si no te ocupas de crecer puede ser que tengas que ocuparte de sobrevivir cuando sea más tarde y complicado.

Una reflexión relacionada con esto: ¿cuál es la razón de abrir un sitio web, actualizarlo o renovarlo? Captar más pacientes, me dirás. O sea, hacer crecer tu negocio.

¿Tienes tu sitio web optimizado al cien por cien?

Hace años contar con una web con un mínimo de calidad ya era sinónimo de crecimiento al menos a medio/largo plazo. Hoy en día es más difícil, imagínate si encima lo que quieres es crecer en tan corto espacio de tiempo como el que planteamos.

Pero no te olvides de que para llevar a cabo un proceso rápido de crecimiento hay que planificarlo y plantearlo como una inversión, no como un gasto.

Realizar ajustes en tu web y optimizarla es clave en tu negocio, pero no de cualquier manera. Hay cambios que ofrecerán resultados a corto plazo pero otros no. La calidad de las visitas que tengas es lo que va a decidir entre utilizar unas tácticas u otras.

De forma resumida, para crecer en tres meses necesitas establecer unos objetivos a corto plazo, redefinir tu estrategia, utilizar de forma optimizada el marketing digital, rediseñar tu servicio o producto y realizar algún tipo de medición.

Además, es necesario iterar y hacer todo lo anterior manteniendo lo más bajo posible el conjunto de costes que no aportan valor a tu consulta.

Vamos a ver de forma detallada los cuatro aspectos clave que debes tener en cuenta:

Redefine tu estrategia

Está claro que si quieres crecer necesitas hacer cambios y la forma de hacerlo no es al tuntún probando tácticas que a otros les ha funcionado sino establecer las mejores para ti.

Piensa en qué eres bueno

¿Qué destacan de ti tus pacientes? ¿Qué es lo que hace que te escojan antes que a la competencia? ¿Y lo que te preguntan en la primera llamada o email?

Reflexiona sobre lo que te ha funcionado hasta ahora

Define la figura de tu paciente objetivo y analiza cómo ayudas de la mejor manera. Piensa en aquellas acciones relacionadas con el marketing que de forma directa o indirecta te han reportado beneficios en el tiempo que llevas con tu consulta funcionando. Investiga sobre aquellas que no utilizas y que a otros profesionales les ha dado resultados.

Deja constancia de los valores de los que partes

Extrae conclusiones sobre la situación de partida y refléjalo en unos indicadores con unos valores de partida.  Por ejemplo, te puedes fijar en el rendimiento de tu sitio web, de tus actuaciones en redes sociales y de tu uso del email marketing. Podrías dejar constancia del número inicial de visitas que tienes, del porcentaje de conversión y de cuántos pacientes estás seguro/a que te han llegado directamente a través de redes.

Cubre todas las áreas

Ocúpate de todas las áreas de tu empresa, desde cómo está organizada la consulta y la sala de espera hasta cómo contestas el teléfono. Por supuesto, un área que se verá afectada por cambios será el marketing. Decide qué herramientas de marketing seleccionarás y cuál será tu plan de marketing online con fechas concretas y acciones concretas.

Fija los indicadores que te van a guiar

Algo que te puede hacer crecer rápido es encontrar un pequeño nicho, utilizar una herramienta u ofrecer un nuevo producto/servicio que de forma temporal te permita destacar sobre la competencia.

Teniendo en mente lo nuevo que hayas incorporado elige los indicadores que te van a dar pistas sobre si vas por el buen camino o no en la consecución de tu objetivo de crecer. Lógicamente tendrás que empezar por pensar qué es para ti crecer: más llamadas, más pacientes (y de qué tipo), más colaboraciones,… Tendrás que hacerlos específicos, medibles, alcanzables, realistas y acotados en el tiempo.

Comunica los objetivos que tienes y los cambios

Comunica a todas las personas de tu equipo lo que vas a hacer para que te puedan ayudar. Comparte con ellos lo que has decidido y los pasos a realizar.

Establece un planning semanal y mensual

Ten muy claro que tendrás que revisar la estrategia semanalmente y redefinirla si es necesario. Para eso cuentas con la ayuda de los indicadores.

Forma a las personas implicadas

Al hacer cambios en tu estrategia (o al definirla por primera vez) puede ser que disminuyas el tiempo que dedicabas a unas tareas y te dediques a otras. O puede ser que aumente tu carga de trabajo.

Si este es el caso y no quieres incrementar tu número de horas laborales tendrás que delegar. En el caso de que ya cuentes con un equipo tendrás que formarlo para que aprenda a usar las herramientas implicadas. Si contratas a un colaborador externo se entiende que buscarás que tenga los conocimientos o las habilidades que requieres. Pero igualmente tendrás que hacerle partícipe de la misión, visión y valores de tu marca y en general del funcionamiento de tu clínica.

A nadie de los que trabaje contigo le debería quedar ninguna duda de lo que estás haciendo y por qué, de los plazos y de los objetivos que te has propuesto. Y para eso, insisto, es necesaria una formación, que puede ser desde una pequeña charla hasta un curso online o presencial.

Además, deberás dejar clara la responsabilidad de cada uno y una forma de medir el rendimiento de forma individual.

Y no te olvides de que en el caso de que tú solito/a te ocupes de poner en marcha el plan de acción también vas a necesitar formarte sobre todos los aspectos relacionados con la nueva estrategia.

Esta formación debería hacerse pronto, para que al ir ejecutando se vaya después mejorando de forma iterativa y no se pierda el tiempo en pruebas e investigaciones.

Pon en práctica

Hasta que no estás poniendo en práctica la estrategia no podrás saber si tendrás éxito. Piensa en iterar siguiendo el ciclo «actuar-> medir->tomar decisiones->volver a actuar». Y conforme se va avanzando con el planning todas las personas involucradas deben seguir teniendo muy claro lo que tienen que hacer.

Los pequeños éxitos que se vayan teniendo en cuenta deben ser reconocidos.

Por todo lo que comento en este apartado puede aparecer la necesidad de mejorar la productividad y la capacidad de organización. También entrarán en juego otros aspectos nada desdeñables como la constancia, la paciencia, la automotivación, capacidad de liderazgo, flexibilidad, etc.

Por tanto, si lo haces bien, vas a mejorar sí o sí el desempeño de tu clínica o de tu consulta.

Ocúpate del área de finanzas

En general, cuanto más rápido queramos crecer más inversión monetaria necesitaremos. ¿Qué podemos hacer para que esto no se nos vaya de las manos? Un buen punto de partida es la de ocuparse de estos tres aspectos:

  • Haz lo más pequeño posible el tiempo que transcurre desde que inviertes hasta que tu paciente te paga.
  • Añade más valor y sube el precio.
  • Revisa todos tus costes y si puedes identifica y disminuye aquellos que no aportan valor a tu consulta.

Al final de estos tres meses, si has estado haciendo bien el proceso de medición y de reajuste deberías ver resultados.

Si quieres que evalúe si te puedo ayudar a hacer crecer tu consulta reserva una sesión de diagnóstico gratuita conmigo.

Cuéntame, ¿has conseguido crecer cuando te lo has propuesto? ¿Qué cambios en tu estrategia te han funcionado?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
María Encina

Ayudo a profesionales de la salud a tener más pacientes y a ser más valorados mediante consultorías, el diseño de su sitio web y un programa personalizado.

Deja un comentario

Artículos relacionados

¿Quieres ser más valorado y así atraer a los clientes que quieres?

Durante un tiempo limitado estoy regalando una sesión inicial estratégica de 30 minutos