Inicio » Herramientas » Primeros pasos con Google Tag Manager

Primeros pasos con Google Tag Manager

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram

A modo de introducción quiero dejar claro que esta herramienta la considero adecuada para cualquiera que tenga una web y quiera mejorar su rendimiento. Su traducción directa es Administrador de Etiquetas de Google, lo que te puede dejar un poco frío/a así de entrada. No te asustes, si sigues leyendo te voy a ayudar a dar tus primeros pasos con Google Tag Manager y a entender su cometido.

Qué es Google Tag Manager

Vamos a suponer que quieres establecer un plan de medición personalizado en tu web conforme tus objetivos y a tu plan de marketing digital. Resulta que vas a hacer anuncios con Google Ads y con Facebook Ads, además de medir dónde pinchan los usuarios dentro de tu web y con qué frecuencia con un mapa de calor con la herramienta Hotjar. Y, por supuesto, vas a utilizar Google Analytics para medir el comportamiento del usuario. 

Estas aplicaciones que has seleccionado van a ayudarte con tus campañas de marketing digital, pero hay que configurarlas. Requieren que añadas código en las páginas de tu sitio web para que este código les envíe datos y puedan recopilarlos y ofrecerte informes. A cada uno de esos códigos lo llamaremos “etiqueta” (tag traducido al inglés). 

Imagínate si empiezas a tener muchas etiquetas y encima vas cambiando, va a llegar un momento en el que te pierdas y dejes código basura o te líes y aparezcan errores. Por no hablar de la dependencia de los programadores de tu web y los posibles retrasos.

Pues bien, Google Tag Manager te permitirá incorporar el código a medida que lo vayas necesitando. Te ofrece un contenedor de etiquetas, de forma que solo necesitas añadir un código en tu web la primera vez (el propio de Google Tag Manager). El contenedor guardará todo el resto de códigos y los pondrá en funcionamiento cuando sea necesario.

Dentro de la aplicación de Google Tag Manager vas a poder ver de forma organizada cada etiqueta y controlar cuándo se activa (los eventos). ¿Entiendes ahora de dónde viene el nombre de esta herramienta?

Ventajas de utilizar Google Tag Manager

  • Gestión en un único lugar de varios tipos de etiquetas de seguimiento de campañas de marketing sin depender de los programadores ni tener que modificar ficheros. 
  • Disminución del riesgo de errores a nivel de código en los archivos de tu web.
  • Hace mucho más sencillo y escalable tu plan de medición. En este momento quizás tengas poco código que añadir o midas poco en tu web, pero en el futuro puede que la cosa se complique.
  • ¡Atención al seguimiento de eventos! Te permite simplificar el seguimiento de objetivos como que pinchen en un botón o envíen un formulario. 
  • Ventaja muy importante: te permite probar las etiquetas antes de añadirlas definitivamente. Puedes utilizar la vista previa y además cuenta con un sistema de control de versiones de forma que puedes volver a utilizar la versión de una etiqueta anterior.

¿Entiendes ahora la conveniencia de empezar a trabajar con Google Tag Manager?

Evoluciona de forma sencilla en función de tus objetivos con Google Tag Manager

Es típico lanzarse a vincular Google Analytics a través de Google Tag Manager con la web nada más dar tus primeros pasos con Google Tag Manager y desde luego es necesario. Pero para ir más allá debo insistir en recomendarte la elaboración de un plan de medición previamente.

Piensa un poco y recopila tus objetivos. Te pongo varios ejemplos:

  • Quizás quieras lograr más entrevistas iniciales 
  • Te gustaría vender más tus productos/servicios a través de tu web
  • Deseas que haya más descargas de un recurso desde tu web
  • Quieres que determinados contenidos tengan más visitas.
  • Has definido una serie de pasos que quieres que tus visitas lleven a cabo dentro de tu web y te gustaría saber en qué punto debes optimizar el diseño, la rapidez o la redacción del contenido.

Reflexionar sobre todo esto y recopilar lo que necesitas medir para saberlo es lo que te dará la clave para contar con un buen sistema de medición, saber escoger las herramientas y hacerte una idea de cuántas etiquetas podrías necesitar añadir a Google Tag Manager. Lo recomendable es partir de objetivos generales y luego dividirlos en otros más pequeños.

Lo que te va a facilitar Google Tag Manager es probar herramientas y luego desvincularlas de tu web si lo necesitas sin tener que contar con terceros, simplemente las eliminas del contenedor.

Funcionamiento de Google Tag Manager

Antes de dar tus primeros pasos con Google Tag Manager de forma práctica hay que conocer cómo se estructura. 

En primer lugar, hay que saber que todo lo organiza a través de lo que se conoce como un contenedor. Dentro de él se introducen las etiquetas y sus activadores. Como ya hemos visto, las etiquetas son códigos que envían datos a otra herramienta como Google Analytics, Facebook o Google Ads. 

Vamos a avanzar un poco más: los activadores sirven para detectar cuándo ocurren eventos como la carga de una página o el clic en un botón de contacto. Y al ocurrir esos eventos que tú determinas se activa la etiqueta correspondiente, lo que significa que se envían datos a la herramienta con la que esa etiqueta está vinculada.

Los activadores, a su vez, están formados por variables, operadores y valores. Las variables identifican aquello que cambia de valor (como, por ejemplo, la url de la página que el usuario de tu web visita o el identificador del elemento que el usuario pincha con el ratón). Los operadores permiten comparar el valor de la variable con un valor que tú vas a establecer de forma que así puedes detectar cuándo se activa la etiqueta.

Una vez definida una etiqueta y su activador puedes probar que efectivamente esa etiqueta se activa cuando ocurre el evento correspondiente antes de publicar todo en el contenedor.

Por lo general se utiliza un contenedor para un dominio, aunque existe la posibilidad de vincular varios dominios. Y una misma etiqueta puede tener varios activadores.

Para dejar cerrado este apartado tengo que añadir que las variables pueden ser integradas o tú las puedes definir (lo que se llama variables definidas por el usuario). Estas últimas te interesarían si quieres saber cuándo se ha realizado una transacción. Vas a ver un ejemplo en breve de este tipo de variables.

No te desanimes, que con los ejemplos prácticos que te voy a poner más adelante vas a entender todo esto mucho mejor.

Cómo empezar a utilizar Google Tag Manager

Vamos a arremangarnos y a ponernos manos a la obra, ánimo con estos primeros pasos con Google Tag Manager.

Crea la cuenta de Google Tag Manager 

Ve al enlace para crear la cuenta de Google Tag Manager y entra con una cuenta de google. Para saber cómo crear una cuenta de google puedes consultar este artículo que escribí sobre los primeros pasos con Google Analytics donde te lo explico. Verás la siguiente pantalla:

Pincha en “Crear cuenta” y te aparecerá la pantalla para configurar la cuenta y configurar el contenedor:

Introduce los datos que te pide y no olvides seleccionar tu país y tu plataforma objetivo, que en este caso serán España y el sitio web:

Pincha en “Crear” y acepta el Acuerdo de Condiciones de Servicio de Google Tag Manager:

Pincha en “Sí” y aparecerá la venta con el código de Google Tag Manager indicándote que lo debes pegar en todas las páginas de tu sitio web:

Coloca el código de Google Tag Manager 

Copia el código (las dos secciones) y añádelo donde te indica. Recuerda que la idea es que añadas este código y te evites después añadir más. Si no te ves capaz de hacerlo tú recurre a tu programador enviándole el código por email por ejemplo. Continúa pinchando en Aceptar.

Ya puedes empezar a añadir etiquetas y activadores. Ten en cuenta que para que las etiquetas surtan efecto debes tener instalado el código en tu sitio web.

Ejemplo: crear la primera etiqueta y el primer activador para Google Analytics

En este primer ejemplo vamos a añadir la primera variable, la primera etiqueta y el primer activador para Google Analytics. Tenemos que vincular tu cuenta de Google Analytics con la etiqueta que vamos a crear. Además, esta etiqueta se tiene que activar cada vez que se vea una página (por definición Google Analytics envía datos cada vez que un usuario visita una página).

Profundicemos un poco más: cada vez que se produzca el evento de una página vista se van a enviar datos desde tu web a Google Analytics de manera que se asocien esos datos a la propiedad vinculada a tu web. La manera de distinguir esta propiedad es mediante el ID de seguimiento, así que vamos a buscarlo. En una nueva pestaña del navegador ve a tu cuenta de Google Analytics, escoge la propiedad correspondiente a tu web, pincha en Información de seguimiento y en Código de seguimiento. Verás tu ID arriba, apúntalo.

Variable definida por el usuario para guardar el ID de seguimiento de Analytics

Vamos a crear una variable para guardar este valor dentro de Google Analytics y contar con un solo punto donde acceder a él. Así evitaremos posibles errores, así como la necesidad de estar consultándolo más adelante. Ve a la pestaña donde tienes abierto Google Tag Manager y pincha Variables y luego, dentro de la sección “Variables definidas por el usuario”, pincha en “Nueva”.

Escribe el nombre de esta variable. En este caso la llamaré idAnalytics. Luego pincha en el lápiz dentro de la sección de configuración de la variable (aparece si pasas el ratón por encima):

Te aparecerá la opción de escoger el tipo de variable, en este caso escoge Configuración de Google Analytics.

En la ventana que se te abra podrás colocar el ID de seguimiento que copiaste antes.

Dentro de “Más ajustes”, en “Campos que configurar”, añade el nombre “anonymizeIp” y establece que su valor sea “true”. Esto sirve para que Google Analytics no pueda asignar directamente datos de seguimiento a una dirección IP exacta.

Luego pincha en guardar.

Creación de la etiqueta de página vista en Google

Ahora que ya tenemos creada la variable para vincular el ID de propiedad de Google Analytics vamos a crear la etiqueta y a establecer cuándo se activa.

Escogemos la opción de Etiquetas dentro de Google Tag Manager:

Pinchamos en “Nueva”:

Le ponemos un nombre arriba donde pone “Etiqueta sin título”. Podemos llamarla Google Analytics Universal. Pinchamos en el lápiz dentro de la sección de Configuración de la etiqueta (sale a la derecha pasando el ratón). Escogemos el primer tipo de etiqueta: el de Google Analytics: Universal Analytics.

Dejamos el tipo de seguimiento que aparece, el de página vista, y en “Configuración de Google Analytics” escogemos la variable que creamos antes y que aparecerá entre llaves:

Dentro de “Activación” escogemos “All Pages” y guardamos. Ahora debes pulsar “Vista previa” para probar que la etiqueta funciona. Te aparecerá lo siguiente:

Si abres una nueva pestaña en el navegador y visitas tu página abajo te debe salir una pantalla donde podrás comprobar que efectivamente la etiqueta funciona. Podrás entonces salir del modo de vista previa y enviar el contenedor

Adicionalmente puedes probar que funciona mediante la consulta del informe en tiempo real de Google Analytics.

¡Importante! No te olvides de que ahora solo tienes que vincular el código de Google Analytics a través de Google Tag Manager, por lo que si antes de empezar a trabajar con Google Tag Manager tenías añadido el código en tus páginas debes borrarlo. Revisa si lo tenías añadido con algún plugin o de forma manual y quítalo. Si no lo sabes hacer tú encárgaselo a tu programador.

Otro ejemplo: añadir el código de seguimiento de Hotjar

Hotjar es una herramienta que te permite analizar mediante mapas de calor,  grabaciones, informes, encuestas y comentarios entrantes cómo actúan los visitantes de tu sitio web y es un buen complemento de Google Analytics para un plan de medición.

Si lo quieres empezar a utilizar tienes desde su sitio web una guía para vincularlo a través de varias plataformas, incluyendo Google Tag Manager. Te dejo aquí el enlace de las instrucciones que Hotjar te ofrece para saber cómo integrar Hotjar y Google Tag Manager. Para ayudarte te explicaré que te ofrecen dos opciones según lo avanzado que vaya a ser tu uso de Hotjar:

Integración a través del Código de seguimiento de Hotjar para usar las funcionalidades más sencillas

Utilizarás el tipo de etiqueta “Hotjar Tracking Code”. En este caso vas a seguir unos pasos muy parecidos a los que ya hemos visto antes para añadir una nueva etiqueta. Como salvedad indico que no es necesario que crees una variable para guardar el ID de Hotjar a diferencia de lo que ocurre con el ID de la propiedad de Google Analytics. La Activación será la misma: “All Pages. 

Instalación como una etiqueta HTML personalizada para usar las funcionalidades más avanzadas

En este caso en el tipo de etiqueta tendrás que elegir “HTML personalizado” y colocar el código de seguimiento (a diferencia del caso anterior que simplemente metías el ID de Hotjar). Como Activador escogerás también “All Pages”.

¡Importante! Al igual que ocurría en el ejemplo anterior, no te olvides de que ahora solo tienes que vincular el código de Hotjar a través de Google Tag Manager. Revisa si lo tenías añadido antes directamente en el código y elimínalo o encárgale a tu programador que lo haga. 

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
María Encina

Ayudo a profesionales de la salud a tener más pacientes y a ser más valorados mediante consultorías, el diseño de su sitio web y un programa personalizado.

Deja un comentario

Artículos relacionados

¿Quieres ser más valorado y así atraer a los clientes que quieres?

Durante un tiempo limitado estoy regalando una sesión inicial estratégica de 30 minutos